(Extracto del libro de Angel Rodriguez Montes). 

 

La problemática. Cuando un rayo impacta en algun lugar, aparecen siempre efectos eléctricos que ponen en riesgo y peligro de muerte a las personas, instalaciones y estructura.   

 

Durante las tormentas, es evidente que aparezcan rayos por naturaleza de la misma, en una sola tormenta puede aparecer u solo rayo o 3.500 en menos de 1 hora, en Francia se contabiliza unos 600.000 rayos al año, pero en  Brasil aparecen mas de 100.000.000 de rayos al año. Los rayos pueden ser de 5.000 a 450.000 amperios, siendo la media de 50.000 amperios en un solo impacto. Tener una instalación de pararrayos en punta correctamente instalada según sus normas, no ofrece unas garantias de proteccion, el riesgo de que el rayo se forme es aleatorio, pero tener elementos en punta cerca aumentara pa probabilidad de que aparezca un efecto llamado  ionizacion del aire.

Cuando aparece la descargar  del rayo, su energía , se transforma a su paso por la instalación, en una  corriente de MUY ALTA TENSION poniendo en ALTA TENSION toda la zona. En esta situación, el aumento de los riesgos  son evidentes  e indiscutibles, y serán incontrolados, dada la característica física del rayo en reacción de velocidad de tiempo ( nano segundos)  y  su energía,  que  pondrá en riesgo cualquier punto de la estructura e instalación.